Optimizar las imágenes que aparecen en nuestra web es uno de los puntos clave en nuestra tarea de cara a mejorar el posicionamiento SEO, es como el cambio de ruedas de la F1, puede hacer que ganes la carrera.  En la actualidad gran parte de nuestra web está compuesta de imágenes que permiten una mejor comunicación con el usuario. Aunque ya comenté el ciertos aspectos para la mejora del WPO, hoy será algo mucho más concreto respecto al uso de imágenes.

El uso de imágenes es obligatorio pero hemos de tener en cuenta que pueden suponer un gran problema de cara al posicionamiento.

El problema de usar imágenes en nuestra página Web

Tener un montón de imágenes en nuestra web puede resultar atractivo para la visualización, pero resulta probemático para el posicionamiento o para la propia usabilidad de la página web. ¿Nunca te has desesperado porque una página tardaba mucho en cargar?

El principal problema, es que si no tratamos la imagen, estaremos generando páginas web muy pesadas (de varios MegaBytes) lo que supone un esfuerzo para el servidor donde está alojada la web y un consumo de datos, sobretodo si estamos accediendo a la página web desde el móvil (con lo que escuece al usuario).

Reduciendo el peso de la imagen

El tamaño si que importa

Hablar de tamaño en imágenes para las páginas Web, es hablar de pixeles. Acostumbrate. Los pixeles representan los puntitos de cada pantalla. Las pantallas hoy en día, suelen estar configuradas con 1.440×900 (la de un MacBook de 13”) o 1.280×1024 (de un portátil de 19”).

Escojo el tamaño grande, pero son 1280 pixeles de ancho. No hay más. Y eso en una imagen que ocupe todo el ancho. Por mucho que creas que va a perder resolución y tal, no se va a ver mejor. Lo único que permite es poder agrandar la imagen una vez la miremos en profundidad. Pero eso no es lo que ocurre con las imágenes de una página Web.

Así que, para qué utilizar más pixeles de los que realmente se van a ver?  Si quieres que tu imagen se vea en pequeño, 150×150, realmente necesitas que se descarguen 15.000×15.000?

El tipo de archivo

En la web, el óptimo es el png-8. Otra vez hablamos de resolución y de calidad de imagen, pero recuerda, las imágenes se van a ver en un navegador o en el móvil. JPEG, GIF,… diferentes formas de ocupar y perder información.

Una última depuración de la imagen

Aunque parezca que hemos reducido el peso de la imagen, todavía podemos quitar ciertos aspectos que no aportan. Suelen ser los Meta Datos de la imagen. El propio Photoshop deja cierta información para que en el manejo te resulte más fácil. Pero eso en la página Web no aporta. Para ello, lo puedes eliminar utilizando la herramienta RIOT.