Poner un negocio en marcha siempre es complicado y en estos tiempos que corren, mas. En este último trimestre hemos trabajado en un comercio on-line del que no voy a hacer referencias.

Tras el trabajo de identificar proveedores, transportistas y tipos de pago, hay que poner todo ello en la página Web. Es importante que la página transmita contenido limpio y sobre todo confianza. Hecho todo ello, que se dice fácil, pero lleva su tiempo. Hay que hacer pruebas de pagos, poner pasarelas, conectar con PayPal, registrar ficheros de la LOPD, establecer los Avisos Legales, etc. Una vez que crees que todo va a funcionar bien. Llega la hora de publicarlo.

En este momento de publicación, la emoción te inunda, crees que todo el mundo puede ser tu cliente y esperas a que empiecen a llegar tus pedidos. Pero si no dices a nadie que existe, nadie se entera. Entonces decides hacer tu primera campaña Google Adwords.

Hay que hacer un estudio de palabras clave, de presupuestos que vamos a manejar y conocer el concepto de CPC (Coste Por Click). Es recomendable que realices un estudio ayudado por alguien que tenga experiencia ya que verás cómo las pautas resultan curiosas y los primeros días necesitaras que te aclaren varios conceptos básicos (Campañas, grupo de anuncios,…)

Entonces es cuando empiezan a llegar usuarios. Pero no compran. Empiezas a ver como suben los Clicks, pero no hay compras, hasta que llega ella. La primera. Emocionante. Es entonces cuando ves que las pruebas que habías hecho, no eran suficientes, pero ya tienes tu primer cliente.

Ahora toca poner en práctica aquello que habías diseñado sobre hacerlo rápido y en plazos! Adelante!!!